Home CONTENIDOS Cómo encontrar más gozo en Dios

Cómo encontrar más gozo en Dios

by rularrondo

(Por John Piper).- Cuando John Piper dice: «Dios es más glorificado en nosotros cuando estamos más satisfechos en Él», pone este lema en plural: «nosotros». Esto es intencional. El hedonismo cristiano no es un nirvana espiritual de «yo y Dios». Sin duda, experimentamos cosas increíbles a solas con Dios. Pero el gozo divino tiene el propósito de expandirse, y se expande a medida que es compartido. En el otoño de 2019, el pastor John viajó a Holanda para compartir su vida, sus pasiones y lo que le impulsa teológicamente. El resultado fue un testimonio fascinante, parte del cual quiero compartir con ustedes hoy. Aquí está el pastor John en Holanda, en 2019, explicando cómo podemos aumentar nuestro gozo en Dios y por qué nos necesitamos mutuamente para hacerlo.

Dios es más glorificado, más alabado, en ti, cuanto más satisfecho estás en Él. La alabanza es entonces la consumación del gozo. Es la plenitud del gozo. Pero el gozo es la esencia de la alabanza.

Valorando y alabando
La manera como me gusta decirlo, porque suena muy bien, es esta: valorar es la esencia de alabar. Atesoras algo, lo valoras. Estás satisfecho con eso, y ese es el corazón y la esencia de la alabanza. De otra manera, la alabanza es hipócrita. «Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy lejos de mí» (Mt 15:8). «No me valoran; solo cantan canciones el domingo por la mañana porque eso es lo que se supone que hay que hacer». Así que esa es una parte importante.

Jonathan Edwards es quien me dio la clave porque dijo que Dios se glorifica a sí mismo no solo comunicándose a nuestras mentes, sino también comunicándose a nuestros corazones y es glorificado por nuestro regocijo en Él. Pensé, nunca he escuchado a nadie decir esto. Así que en estos tres años sucedió todo esto, estos pensamientos, estos descubrimientos. Nunca he sido el mismo desde esos tres años.

Recuéstate
Terminaré con una ilustración más. Entonces, Dios es más glorificado en ti cuando estás más satisfecho en Él. Así que la gloria de Dios depende de que busques el placer en Dios. Es la esencia de ello. El argumento anterior era que no puedes amar a las personas si no buscas tu gozo en Dios, porque amar a las personas es el desbordamiento del gozo en Dios que satisface las necesidades de los demás.

Así que permítanme terminar así. Esa fue la última pieza que no pude entender. Vi que Dios es glorificado cuando estoy satisfecho en Él, como cuando mi esposa escucha de mí: «Quiero estar contigo, Noël». Eso la honra. «Dios, quiero estar contigo. Tú me alegras más que nadie». Dios se siente honrado cuando digo y siento eso.

No podía, ni por asomo, entender cómo esa satisfacción vertical me convertía en una persona amorosa horizontalmente. Sabía que había otras religiones que tenían imágenes de personas sentadas con los brazos y las piernas cruzadas bajo un árbol, experimentando una especie de karma, mientras dejan que el mundo se vaya al infierno: «¿A quién le importa? Soy feliz. Soy feliz en Dios. No me importa que la gente muera o sufra». Sabía que eso no podía ser. Eso no es lo que muestra la Biblia. Eso no puede ser. Pero ¿cuál es la relación?

En Hechos 20, Pablo se dirige a los ancianos de Éfeso. Al final de este discurso, dijo: «Recordar…». Ahí está: recordar. No dijo «olvidar». Algunos dicen: «No deberías tener esa motivación: ser bendecido». Pero yo digo: «Si eso fuera cierto, diría “olvidar”».

…y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: «Más bienaventurado es dar que recibir» (Hch 20:35).

¿Está diciendo realmente que es más bienaventurado, más feliz, más satisfactorio, más gratificante, más gozoso entregar mi vida, morir por los demás, sufrir por los demás, sacrificarse por los demás? Sí. ¿Quieres más gozo? Entonces muere por otros. Vive por otros. Eso es lo que dice. Es más bienaventurado, más feliz, más alegre, si te entregas a ti mismo. No te cruces de brazos, te sientes bajo un árbol y digas: «Tú y yo, Dios, somos felices. No me importan los demás». No serás feliz, al menos no por mucho tiempo. Eso no es el gozo en Dios.

Gozo extendido
Así que descubrí que el gozo en Dios es algo peculiar. No solo honra a Dios, sino que también es una especie de presión dentro de mí. Quiere salir. Quiere atraerte. La manera en que funciona es que el gozo en Dios se hace más grande si puedo incluirte en él, de manera que tu gozo en Dios se convierte en parte de mi gozo en Dios.

Por eso vine a Holanda. Quiero ser más feliz, y me haría muy feliz, quiero decir, me está haciendo feliz; estoy muy feliz ahora mismo solo por hablar con ustedes de estas cosas. Pero si me enterara de que Dios tomó estas pocas palabras y los atrajo a un mayor gozo en Él, de tal manera que los llevó a dar sus vidas por las personas de este país que no conocen a Dios, si me enterara que eso pasó en media docena de ustedes de los cinco mil que han estado aquí, mi gozo sería mayor. Eso es lo que dijo Juan: «No tengo mayor gozo que este: oír que mis hijos andan en la verdad» (3 Jn v. 4). Ustedes no son mis hijos, aunque en cierto sentido sí lo son. Quiero decir, algunos de ustedes son mayores que yo, pero no muchos.

Así que no sé si volveré a verte en la tierra, pero si Dios me preserva, si me mantiene firme y trabaja en ustedes para llevarte a un aprecio más profundo y dulce de sí mismo por el bien del mundo y de su gloria, no habré venido a Holanda en vano.


​John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y ministro del Colegio y Seminario Belén. Durante 33 años, trabajó como pastor de la Iglesia Bautista Belén en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.

Tomado de la Publicación de «Coalición por el Evangelio»

Related Articles

Leave a Comment