Home NOTICIAS PADRES PROHÍBEN A SUS HIJOS SEGUIR A CRISTO, PERO SE CONVIERTEN POR EL CLAMOR DE LOS NIÑOS

PADRES PROHÍBEN A SUS HIJOS SEGUIR A CRISTO, PERO SE CONVIERTEN POR EL CLAMOR DE LOS NIÑOS

by rularrondo

A Spring y sus 9 hermanos se les prohibió ir a la iglesia. Sus padres les quemaron la Biblia esperando que abandonaran la idea de ser cristianos, pero ellos no renunciaron a ganar a sus padres para Jesús, así que insistieron a Dios en oración hasta que el milagro sucedió.

Christian Spring, de Malasia, creció en una familia numerosa con 9 hermanos. Sus padres eran budistas taoístas por tradición. “Mi padre nació en China. Cuando era pequeño, su padre lo vendió. Fue por el hambre. Mi madre también fue vendida cuando era niña en Malasia y se convirtió en una niña de la calle. Más tarde, se conocieron y se casaron”, dijo Spring a Eternity News.

El hermano mayor de Spring aprendió sobre el Evangelio y se convirtió al cristianismo. Luego le contó las buenas nuevas al siguiente hermano, quien se las contó al otro hermano, hasta que todos recibieron a Jesús como su Salvador. Pero los padres no estaban contentos con la noticia de que todos sus hijos se habían convertido al cristianismo. “Lo primero que hicieron fue bloquear nuestras bicicletas para que no pudiéramos ir a la iglesia. Luego quemaron nuestras Biblias”, dijo Spring.

Las medidas de prohibición no funcionaron y los hermanos continuaron creyendo en Cristo y manteniendo su fe. Entonces el padre convocó una reunión familiar y dijo: «¿Cómo pudieron hacernos esto? ¿No hemos sido buenos padres? ¿Por qué dan su lealtad a un Dios extranjero?».

«Fue muy difícil. Tratamos de explicarles que habíamos encontrado una perla, un gran tesoro y que nos traía una gran alegría. Pero no escucharon», recuerda Spring. Después de la reunión familiar, uno de los hermanos lanzó un propósito de oración a los demás basado en Hechos 16:31, donde dice «Cree en el Señor Jesús y serás salvo, tú y toda tu familia». Así, todos los hermanos empezaron a orar dos veces al día por la conversión de sus padres. “En ese momento, éramos nueve creyendo en Jesús, así que había 6570 oraciones al año”, explicó Spring.

“Con ese tipo de experiencia, todo lo que puedes hacer es hablar con Dios. Todo lo que puede hacer es orar, como si Él estuviera sentado a su lado todo el tiempo. Nadie puede impedirte hacer esto. Pueden evitar que vayas a la iglesia, pueden bloquear tus bicicletas y quemar tus Biblias, pero no pueden evitar que ores”, añadió. Dos años después, sus padres recibieron a Jesús. Dios respondió a las oraciones de los hermanos y la promesa de Hechos 16:31 se cumplió en la familia Spring.

Spring y sus hermanos ya son adultos y continúan sirviendo a Dios con sus padres. Spring se fue de misión a países pobres como Papúa Nueva Guinea, Pakistán y Afganistán. Spring trabaja en selvas, zonas de guerra y campos de refugiados, llevando el amor de Dios a quienes más lo necesitaban.-

Tomado de la publicación de «Impacto Evangelístico»

Related Articles

Leave a Comment