Home CONTENIDOS El carpintero viejo: Una historia sobre la integridad

El carpintero viejo: Una historia sobre la integridad

by rularrondo

Un carpintero con años de experiencia, estaba listo para jubilarse. Le comunicó a su contratista sus planes de dejar el negocio de la construcción de viviendas para vivir una vida de jubilado más tranquila con su esposa y su familia.

El contratista se sintió un poco molesto porque su carpintero bueno y experimentado dejaba el trabajo, pero le pidió al carpintero que le construyera una casa más.

El carpintero estuvo de acuerdo con el contratista, pero su corazón no estaba en su trabajo como solía estar. Recurrió a mano de obra de mala calidad y utilizó materiales inferiores para construir la última casa de su carrera. Fue una forma desafortunada de poner fin al prestigio que con muchos años y esfuerzo había ganado. Cuando el carpintero terminó la casa y el empleador vino a inspeccionarla.

Miró alrededor de la casa y justo antes de salir le entregó la llave de la puerta principal al carpintero. «Esta es tu casa», dijo, «mi regalo para ti».

Esto fue una gran sorpresa para el carpintero. Aunque se suponía que iba a ser una buena sorpresa, no se sentía bien ya que sentía una profunda vergüenza dentro de él. Si solo hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, lo habría hecho todo de manera diferente. Ahora tenía que vivir en una casa que no estaba tan bien construida.

Esta historia nos brinda una gran enseñanza sobre la integridad. Dios quiere que demos lo mejor de nosotros. La Biblia dice: «Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente», (Colosenses 3:23).

Dios va a sorprender con innumerables bendiciones a todos aquellos que guarden sus mandamientos atesorados en sus corazones y los pongan en practica para agradarle. Seguir los principios bíblicos, le hará disfrutar de toda la bondad que Dios ha querido para su vida.

«Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos», Lucas 6:31.

«No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará», Gálatas 6:7.

FUENTE: bibliatodo.com

Related Articles

Leave a Comment