Home CONTENIDOS La ayuda de Dios en medio de las preocupaciones

La ayuda de Dios en medio de las preocupaciones

by rularrondo

(Por Andrés Reina para «Devoción Total).- Sea cual sea la situación que estés viviendo, hoy simplemente me gustaría recordarte lo siguiente:

“Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían.” Nahúm 1:7 (Nueva Versión Internacional)
“El diablo le puso a Jesús las mismas trampas que nos pone a nosotros para hacernos pecar, sólo que Jesús nunca pecó. Por eso, él puede entender que nos resulta difícil obedecer a Dios. Así que, cuando tengamos alguna necesidad, acerquémonos con confianza al trono de Dios. Él nos ayudará, porque es bueno y nos ama.” Hebreos 4:15-16 (TLA)
Así que el día de hoy te animo a que “pongas tus preocupaciones en las manos de Dios, pues él tiene cuidado de ti.” 1 Pedro 5:7(TLA)
Recuerda lo que dijo Jesús: “No se preocupen por lo que pasará mañana. Ya tendrán tiempo para eso. Recuerden que ya tenemos bastante con los problemas de cada día.” Mateo 6:34 (TLA)
También Jesús les dijo a sus discípulos: “No se preocupen. Confíen en Dios y confíen también en mí.” Juan 14:1 (TLA)
Mira lo que decía Pablo cuando le tocaba sufrir por causa del evangelio: “Por eso, aunque pasamos por muchas dificultades, no nos desanimamos. Tenemos preocupaciones, pero no perdemos la calma. La gente nos persigue, pero Dios no nos abandona. Nos hacen caer, pero no nos destruyen.” 2 Corintios 4:8-9 (TLA)
Si tienes muchas preocupaciones y necesitas ánimo para seguir, recuerda que “Dios va preparando todo para el bien de los que le aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan.” Romanos 8:28 (TLA)
Hoy podemos decir como el salmista: “Aunque pase yo por grandes angustias, tú me darás vida; contra el furor de mis enemigos extenderás la mano: y tu mano derecha me pondrá a salvo!” Salmos 138:7 (NVI)
“Me alegro y me regocijo en tu amor, porque tú has visto mi aflicción y conoces las angustias de mi alma.” Salmos 31:7 (NVI)
“A las montañas levanto mis ojos;
¿de dónde ha de venir mi ayuda?
Mi ayuda proviene del Señor,
creador del cielo y de la tierra.”
Salmos 121:1-2 (NVI)
“¡Demos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Él es un Padre bueno y amoroso, y siempre nos ayuda. Cuando tenemos dificultades, o cuando sufrimos, Dios nos ayuda para que podamos ayudar a los que sufren o tienen problemas.” 2 Corintios 1:3-4 (TLA)
“No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.” Filipenses 4:6-7 (TLA)

Related Articles

Leave a Comment